La empresa que quiere que sus empleados estén en forma

La empresa que quiere que sus empleados estén en forma

Dime cuántos pasos das al día y te diré cuánto produces.

Esta parece ser la nueva doctrina en el mercado laboral, donde el estado físico de las personas se está convirtiendo en una variable adicional a la hora de buscar trabajo o conseguir un ascenso.

«Soy un entusiasta a la hora de encontrar razones para levantarme por un momento y caminar un poco», reconoció Blake Menezes.

 

Él trabaja como estratega de redes sociales para la firma estadounidense Autodesk y es uno de los empleados que están participando en un programa impulsado por la compañía para mejorar el estado físico de sus trabajadores.

El reto es lograr el mayor número de pasos en un período de 100 días, para lo cual dividió a sus empleados en diferentes grupos y entregó podómetros a cada uno de ellos.

«Tener el podómetro muestra claramente qué tan activo eres… y te hace caminar», reconoció Menezes.

Hoy por ti, mañana por mí

Para la directora de relaciones públicas de la empresa, Clay Helm, los beneficios se perciben de inmediato.

«Soy mucho más productiva y menos estresada. A veces tus mejores ideas suceden cuando estás lejos de la tecnología», dijo.

Tanto ella como él disfrutan del sentido competitivo del programa a la vez que sienten que tienen un incentivo adicional para hacer ejercicio.

«Yo soy una persona tipo promedio, no una atleta», contó Helm, «pero no quiero decepcionar a mi equipo… ellos esperan que contribuyas y venga con resultados».

Autodesk es una de las cada vez más numerosas empresas que están invirtiendo en dispositivos dirigidos a la actividad física para motivar a sus empleados a llevar una vida más saludable, y así recibir a cambio más productividad de ellos.

La sede en Estados Unidos de la petrolera británica BP ofreció a sus trabajadores el dispositivo Fitbit, que puede controlar el número de pasos, el consumo de calorías y los hábitos de dormir.

En 2015 la firma ha entregado alrededor de 24.500 pulseras, incluyendo a los cónyuges o parejas. La popularidad se puede deber a que el programa ofrece descuentos en las primas de los seguros médicos dependiendo de los puntos de actividad física acumulados.

El objetivo es alcanzar entre uno a tres millones de pasos al año.

Según dijo a la BBC un portavoz de la compañía, un 81% de las personas que participan en el programa alcanzan la marca mínima de un millón, siempre y cuando participen todo el año.

¿Ventaja competitiva?

La tendencia sigue en aumento.

En 2013, cerca de 2.000 compañías ofrecieron a sus empleados algún tipo de tecnología dirigida a la actividad física y el número aumentó a 10.000 según la compañía de investigación Gartner.

La firma predice que para 2016 la mayoría de las grandes empresas, con más de 500 empleados, implementarán programas similares, tanto en Estados Unidos como en Europa.

«Su visión es que les da una ventaja competitiva», dijo Ryan Martin, de la compañía de análisis de tecnología wearable 451 Research.

Lea: Las 10 aplicaciones más populares para hacer ejercicio

«Pueden mejorar el bienestar de los trabajadores a través de la recopilación de información. No sólo logran un mejor lugar de trabajo, sino que reducen las ausencias no planificadas».

Voluntario

Hasta ahora los programas que impulsan la actividad física tienen carácter voluntario, más allá que la información que recopilan los dispositivos llega a una base de datos a la que tienen acceso los que dirigen las compañías.

Tanto Autodesk como BP aseguran que sólo acceden a información general y no a casos individuales.

La pregunta es que hasta qué punto estas mismas compañías resistirán la tentación de impulsar programas de ejercicios obligatorios si se comprueba que a través de los dispositivos aumenta la productividad y se reduce la ausencia por enfermedad o malestar físico.

El grupo estadounidense World Privacy Forum considera que este tipo de incentivo pueden llegar a ser problemáticos hasta el punto de llegar a ser discriminatorios.

Una de las preocupaciones que la venta de información de compañías que dejarían a cada individuo expuesto antes las compañías de marketing.

La otra es regular «los descuentos» ofrecidos para que los empleados se sientan «motivados» a participar, ya que crean la sensación de obligatoriedad a personas que pueden tener razones válidas para no querer formar parte de dichos programas.

Es decir, delimitar claramente dónde comienza la responsabilidad laboral y el derecho privado.

https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150717_deportes_en_forma_estado_fisico_empresas_jefes_productividad_jmp

Compartir contenido